domingo, 22 de diciembre de 2013

Crónica de una boda



Viernes, 9:00pm, llego de trabajar, todo en calma, la familia empieza a llegar, 3 personas hasta ahora.

Sábado, 12:00am, llega más familia, 12 personas en total, cenan, se empiezan a acomodar para dormir, tu cuarto ha sido prestado y debes dormir con la novia, quieres aventajar y bañarte ya que al día siguiente todos lo harán pero hay una fila interminable de personas entrando al baño.

Sábado, 3am, terminas de bañarte y vas directo a dormir.

Sábado, 7am, el novio marca como desesperado hasta que consigue despertarte, la novia no está, le contestas y lo regañas por despertarte, te da el recado, aparece la novia, le das el teléfono y hablan, tú duermes.

Sábado, 8am, las visitas han despertado, no hay forma de que duermas de nuevo y es cuando piensas “sólo he dormido 5 horas, ¿qué no tienen consideración? ¡Soy testigo!“

Sábado, 12:00pm, hay que arreglarse, 4 mujeres arreglándose, en 1 cuarto, de vez en cuando aparece alguna más pidiendo delineador, gel, sombras, etc.

Sábado, 1:30pm, ha llegado el transporte, a ponerse el vestido en 2 segundos, agarrar las cosas que hay que llevarse y correr.

Sábado, 2:30pm, llegamos al lugar, hay que colocar adornos y ayudar con vestido y tacones.

Sábado, 3:15pm, empiezan a llegar los invitados, no hay rastro de la comida.

Sábado, 3:45pm, ha llegado la comida, hace hambre, no hay rastro de que la sirvan.

Sábado, 4:15pm, empiezan sirviendo los nopalitos, salsas y limones, ni pista de las tortillas o de cuándo servirán el resto.

Sábado, 4:30pm, la madre de la novia comienza a decir al viento “tenemos hambre”.

Sábado, 4:45pm, los meseros sirven la comida, las personas empiezan a comer tacos de nopales con salsa.

Sábado, 5pm, los meseros le hacen caso a la madre de la novia y sirven la comida.

Sábado, 6pm, al fin puedo sentarme a comer.

Sábado, 6:50pm, ha llegado el juez y tengo que apurar mi último bocado, ayudar a desocupar la mesa y figurar como testigo.

Sábado, 7:20pm, los novios y algunos familiares toman el micrófono y dicen algunas palabras, no hay tío borracho con el discurso, pero sí el tío con el mega choro (¿Qué tienen que ver los chicos que no terminan sus estudios en un “discurso” para boda?)

Sábado, 8pm, llega el mariachi, la novia llora por enésima vez.

Sábado, 9pm, me siento con un sueño y cansancio que pareciera que ya es media noche, para ésta hora ya se ha llorado demasiado, no sólo la novia.

Sábado, 11:00pm, muchos invitados se han ido, se da por terminada la fiesta y cada quien regresa a donde tiene que regresar.

Domingo, 12:30am, se ha llegado a casa, evidentemente sin la novia, preparo algo de cenar, trato de no llorar de nuevo y duermo

Y así, queridos lectores, es como se casó mi hermanita y su marido se la ha llevado =(

P.D. Dado el dicho “hermana brincada hermana quedada” ¿puedo considerarme quedada a mis veintitantos o aún tengo esperanza?

1 comentario:

  1. No sabía de esta entrada! Muy linda! Pero si no me he ido, que no me ves que estoy ahí junto a ti! Te adoro!!

    ResponderEliminar