domingo, 26 de mayo de 2013

Melancolía



Parece ser que la melancolía se ha apoderado nuevamente de mí, desde el viernes he pesando una entrada digna de mis queridos lectores y nada se me ocurre, sinceramente no sé muy bien qué me pasa, las ideas vienen a mí, pienso que podría ser una buena entrada y al momento de tratar de plasmarlas me parece que no va a funcionar, también ocurre que las ideas se van y lo de lo que pensaba escribir parece irrelevante.

Espero que sea algún tipo de “trastorno del escritor” breve y pasajero, sé que algún tiempo fue intermitente (por ello no había entradas regulares) pero algo me hace sentir que no es así, dado que se manifiesta en mi estado de ánimo general y no sólo cuando trato de escribir, al menos así ha sido este fin, quizá hay demasiadas cosas en mi entorno que bien o mal están afectando mi concentración y que por alguna razón sólo lo noto al tratar de escribir o cuando “veo al infinito” y no cuando hago mis demás actividades, ha sido raro, ya que hace mucho tiempo que no sentía algo así, digamos que unos 2 años y era mi “estado natural”.

No sé, espero que pase pronto, de no ser así espero que no afecte mi habilidad al escribir y contar cosas que me parecen interesantes, también sigo pensando algunas cosillas para festejar el tercer aniversario del blog (ya 3 años juntos, ¡qué emoción!), se me ocurrió hacer una serie de entradas por esa fecha, pero sigo meditándolo, yo sé que aún falta, como 3 meses pero el tiempo pasa volando, así que seguiré pensándolo.

Saludos queridos lectores, linda semanita =)

sábado, 18 de mayo de 2013

Compras



Las chicas amamos las compras, o al menos eso es lo que dicen, la verdad para mí muchas veces es un fastidio, sé que me voy a tardar, sé que muchas veces por más tiendas que visite no encontraré algo con lo que me sienta completa y absolutamente cómoda, sé que gastaré mucho dinero y la mayoría de las veces me sorprendo al ver el precio de las cosas aunque digan que “eso valen” (¿qué? No voy mucho de compras, evidentemente no sé si es caro o justo o barato).

Lo anterior lo refiero exclusivamente compra de ropa o de zapatos, me encanta ir a súper aunque no compre mucho, me gusta ir a tiendas de tecnología, no sé, es raro, no soy muy afecta a comprar ropa, si voy pasando por algún lado y me gusta algo y puedo comprarlo lo hago pero no dedico un día o la mitad a ir a elegir ropa para cierto evento, a menos que sea ir a comprar un vestido para alguna fiesta y tampoco me parece una actividad muy agradable xD

Pero hoy, hoy queridos lectores me fui de compras con mi madre y empiezo a sospechar que es una actividad que debería hacer sola, hace unos meses fui a una tienda de videojuegos y gracias a mi hermana sonsacadora gasté mucho más de lo que planeaba gastar, ya saben, ese momento en el que no estás seguro de dejar el artículo o llevártelo y alguien te da el empujón que necesitabas al decirte “pues llévatelo”, hoy mi madre me dio ese empujón.

Hoy fui a comprar ropa para ir a trabajar, tengo que ir “formal” y dado que no es algo que realmente disfrute no tengo mucha ropa de ese tipo así que había tenido que “reciclar” (para los que no entienden es ponerse la ropa varias veces en poco tiempo porque no tienes más –ya sea porque de verdad no tienes o porque no has lavado xD-) así que fui a comprar algo “decente” y llevé a mi madre conmigo.

Elegí muchas prendas (como unas 20), me las medí SIN mostrarle a mi madre como se me veían y de esa forma me decidí por unas 8 lo cual supongo que es bueno (oigan, compré menos de la mitad de las que me gustaron), a mi madre le gustó una chamarra para mí, era de mi talla, muy linda, muy cara y en oferta (ok lo acepto, no estaba taaaan cara pero ya aclaré ese punto arriba), yo indecisa en comprarla o no (a mi madre le gustó pero yo tendría que pagarla xD) y gracias a los comentarios de mi madre: “está bonita”, “¿ya viste que está barata?”, “se te ve bien” la terminé comprando, me arrepentí en el último minuto pero ya no podría hacer nada (ya la habían marcado para que la pagara) y terminé gastando más de lo que pretendía, ahora no sé muy bien cómo lograré llegar a la siguiente quincena xD

Sé que es algo que muchas personas hacen y dicen, gastan mucho al inicio de quincena y al final están implorando que llegue el día de pago, eso es algo que nunca me ha pasado ya que trato de administrarme bien, pero bueno, ya les estaré contando si es que tengo que pasar por algunas peripecias xD

Linda semanita queridos lectores y aún es sábado así que no fallé en el día de entrada xD

domingo, 12 de mayo de 2013

Amigos con derecho



“Amigos con derecho no, yo quiero ser en ti un motivo, tener tu piel sin corazón me hará sentir triste y vacío…”
Amigos con derecho, todos hemos tenido uno, dos, ochentamil, quizá ninguno, implican demasiadas cosas aunque se piense que no, uno puede pensar “quiero un amigo/amiga con derechos porque no estoy preparado/preparada para entablar una relación formal”, “yo nada más quiero divertirme y pasar el rato sin comprimisos” y tómala, llega el momento en el que las cosas se complican, ya sea porque uno de los dos empieza a sentir cosas (amorosas), los dos lo hacen, porque al ser “amigos” alguno de los dos espera contar con el apoyo del otro en momentos difíciles y el otro sólo quiere sexo y no brindar un apoyo porque no se considera “pareja” del otro, no sé.

Si son amigos por muuuuucho tiempo y en algún momento de la vida se convierten en amigos con derechos me parecería más que evidente que alguno de los dos (o los dos) traía ganas desde el pasado, si su “relación” empezó como amigos con derecho pues es más claro ese punto. Cabe aclarar que al decir que la relación “empezó como amigos con derecho” no estoy diciendo que se conocieron y al mismo tiempo aplicaron el famosos “sobres y zaz”, no, lo que trato de decir es que el tiempo que duraron como amigos normales antes de convertirse en amigos con derecho fue muy corto, tan corto que podría simplemente ignorarse y por tanto parecería más lógico pensar que alguno de los o los dos suponga que no tienen porqué apoyar al otro porque sólo están por mera calentura (por decirlo de algún modo) pero a fin de cuentas saben cosas personales del uno o del otro, una persona hermosa a la que quiero mucho tiene una relación de éste tipo: saben cosas uno del otro pero el sujeto sólo la busca cuando quiere sexo, cuando no el sujeto desaparece y ella no sabe de él, pareciera lógico pensar que la razón es la calentura del sujeto pero hay un trasfondo aquí: él quería una relación formal y ella no, sugirieron este tipo de “amistad” y cuando el amigo empieza a “malviajarse” con un futuro juntos ella lo tiene que bajar de la nube y recordarle el tipo de su relación, quizá la culpa es de ella por hacerle ver que no podrán ser pareja, pero, si el tipo ya sabía las cosas desde el principio no sé porque ilusionarse con algo más, quizá decidió ser su “amiguito cariñoso” esperando que en un futuro ella se enamoraría de él y digo, podría ser, podría no ser, podría ser que ella se enamore de alguien más y lo “deje”, podría ser que él deje pasar una gran oportunidad con alguien esperando convertir su relación abierta en algo serio, en estos casos lo mejor sería no tratar de jugar con el destino y fluir, simplemente fluir.

Otro tipo de amigos con derechos sería aquellos que sí hablan de prácticamente todo, mezclando lo sexoso con la amistad, contándose lo que les pasó en el día y viéndose cuando puedan y no cuando el cuero quiera (que igual aplica pero no tan notoriamente, creo), un tipo que podría ser más fácilmente confundido con una relación como tal pero que por tal o cual situación no puede ser una relación de noviazgo (llámese confusión, miedo, alguno de los dos está envuelto en otra cosa –ese es otro punto que me gustaría retomar en otro momento-, mero gusto físico pero no emocional, la razón que sea, no importa mucho y es como que muy personal, creo que este tipo de amistad con derechos es de las más “peligrosas” que hay ya que es más fácil que alguno se enamore del otro (dado el tiempo que hablan al día/semana, la confianza que se forma, el apoyo que podrías tener de la otra persona) y si el otro no siente lo mismo pues ya valiste, además de que está la limitante de amistad, con derechos y todo pero es una amistad y ya, no hay algo más, no puede haber algo más, hay quienes logran frenarse y qué bien, hay quienes no logran hacerlo y terminan hundidos en una relación tormentosa del tipo de “es que lo amo, lo adoro y quiero casarme y formar una familia con él/ella pero sólo somos amigos” y la persona termina torturándose por ilusionarse con algo que sabe que no puede ser pero no deja de ilusionarse y de crear situaciones que aunque sabe que no serán no quiere dejar de imaginar, es posible que al decirle al “amigui” le diga “oh yo también me he enamorado de ti, seamos novios desde ahora” y qué bonito, todos felices y contentos, pero también existe la posibilidad de que el otro amigui le diga “pues sólo somos amigos y sabes que no quiero algo más, si no piensas respetarlo adiós” y tómala, te quedas con un puñado de ilusiones y sin amigo de paso.

Realmente no conozco a muchas personas envueltas en este tipo de relación, sé que las hay, aunque quizá respetan tanto el título de “amigos” que ante los demás pareciera que sólo son eso y no que tienen sus queveres detrás de alguna puerta, pero realmente creo que es complicado por muchas razones, algunas ya las mencione, otras las sigo carburando, sin embargo SIEMPRE puede haber una razón de “autoprotección”, quieres que alguien te apapache pero no que te hiera y entonces aceptas una amistad con beneficios tratando por todos los medios de no sentir algo especial por la otra persona y te convences a ti mismo que no vas a asentir algo más pero cuando ves a la persona todo el mundo se vuelve invisible y sólo existe el momento, esa persona y tu y no me refiero al momento sexual, me refiero a que salen en una cita, al cine, a comer, a platicar sin ir a un hotel, no sé, algo muy parecido al estarse enamorando sin hacerlo.

No sé si la última idea quede clara, ni a mí me lo pareció xD así que será motivo de otra entrada, además de que ésta ya es demasiado larga como para ponerle más choro, una gran disculpa por la demora y tengan una linda semanita queridos lectores, nos leemos el sábadito (como debería ser) y para terminar la canción que inspiró ésta entrada (sí, la estaba escuchando cuando pensé en escribir algo así)


sábado, 4 de mayo de 2013

Pizza



El martes pasado, día del niño en medio de mi hambre y de mi flojera me dispuse a pedir una pizza, ¡gran error! La pizza culpable de mi antojo no era una pizza de un local y/o establecimiento “normal”, más bien era de una de esas cadenas de pizza bastante popular, trate por más de media hora a 2 números diferentes y nadie contestaba mi llamada dado que el número estaba ocupado, intenté hacer el pedido por internet pero me mostraba un letrerito de “por el momento el servicio a domicilio no está disponible, debe pasar a tienda” si no quería meterme a la cocina a preparar unas quesadillas menos aún ir a la tienda por mi pizza así que busqué en internet más números de la misma cadena cercanos a mi domicilio, llamé a al número que me correspondía el pedido por internet, contestaron, me dejaron esperando en la línea por más de 10 minutos, se escuchaba que atendían a más personas, la chica que contestó le dijo a alguien más que quería ir al baño, seguían sin atenderme, volví a llamar, empezaron a tomarme los datos y cuando estaba por decir qué pizza quería me dijeron:

-Pero esa zona no nos corresponde, tiene que hacer su pedido en la tienda correspondiente
-Señorita, en la tienda no me contestan y como en internet dice que su tienda me corresponde por eso les llame
-No, es que esa tienda no nos corresponde
-Pero en internet dice que si, en las demás tiendas no me contestan
-No, su área no nos corresponde, llame a la tienda que le corresponde
-¿Entonces no va a tomar mi pedido?
-Es que no nos corresponde el área
Colgué.Me parece impensable que una gran línea de pizzerías como lo es ésta (que no mencionaré tal cuál pero supongo que se deduce por el “pedido por internet”) que presume de muchas cosas no pueda hacer que sus tiendas y las personas que manejan la página web se pongan de acuerdo, ¿Cómo es posible que en un lado me digan que esa tienda sí puede traerme la pizza y la tienda diga que no? ¿Cómo es posible que en un día de gran afluencia no puedan darse abasto?

Yo quiero suponer que todos los años las cadenas de comida rápida tienen una gran cantidad de clientela debido al día del niño, por lo tanto se debería suponer que ya tienen un plan de acción para esos días y darse el abasto necesario, intenté quejarme directamente con la cadena y dado que proporcionan el servicio de chat empecé a hacerle preguntas a una tal Rosa, nombre que mostraba el chat, no respondió todas mis dudas (eran 3, sólo respondió 2 y una de esas 2 a medias) y me dejó “colgada”, es decir, ella cerró el chat de modo que ya no veía mis dudas, me proporcionó también un número de servicio al cliente ya que dijo que había cosas que ella no podía responder (por ello el “medio respondió” 1 pregunta) así que llame, contestaron para decir “en un momento tomamos la llamada”, pasaron 10 minutos  y colgaron, intenté quejarme por medio de redes sociales (ya sé, soy muy quejosa, mi hermana lo dijo en ese momento), nadie contestó y me di cuenta de que era un problema de TODAS las sucursales, yo llevaba si a acaso poco más de 1 hora tratando de pedir una pizza sin ningún éxito pero había personas que ya llevaban ¡3 horas intentando pedir! Otras personas ya habían hecho su pedido pero la pizza no llegaba, ya casi pasaban 2 horas de haberla pedido y al hablar a la tienda preguntando por su pizza les dijeron que la garantía de “gratis en 30 minutos o gratis” no aplicaba, además de muchas quejas más incluyendo de personas que se encontraban en alguna tienda comiendo.

Si esto pasa todos los años, como dije arriba ya deberían de tener un plan, quizá el “cancelar” el servicio a domicilio por ese día, o al tomar el pedido decir “Dado la cantidad de pedidos su pizza puede tardar de 2 a 3 horas sin aplicar la garantía de 30 minutos o gratis” y ya cada quien decidir si espera ese tiempo o no. Quizá la tienda “que me corresponde” tenía descolgado el teléfono para poder atender a os clientes que se encontraban en la tienda (si lo hicieron que listos por pensar en un tipo de clientes aunque en otros no), no lo sé.

Final feliz: aunque ya no comí pizza cené unos taquitos al pastor viendo una película de halloween que pasaron en tv (sí, en abril). Linda semanita lectores