miércoles, 1 de junio de 2016

Harambe


Hola mis queridos lectores
De verdad no entiendo qué es lo que pasa en el mundo, habiendo tantos avances en la ciencia, tan fácil que es acceder a información (falsa y verdadera, claro está), conocer una infinidad de temas, la facilidad con la que se puede acceder a internet y conocer la vida en otros lugares, en otros hábitats, de otras personas y de animales y sin riesgo alguno, no entiendo cómo es posible que existan personas que gusten ir a zoológicos con niños pequeños, lo sé, hay niños a los que les encantan los animales y su mayor deseo es conocerlos en vivo, sin embargo, es una actividad que implica una gran responsabilidad, tanto por los niños como por los animales a los que se visitan. Como ya han de suponer esto lo escribo debido a Harambe, el gorila del zoológico de Cincinnati que fue asesinado debido a que un niño de 4 años cayó en el hábitat del gorila.
Después de leer tantas notas, diferentes perspectivas y analizar cada una me parece muy difícil tomar una postura, por supuesto que repruebo la decisión de matar al gorila, sin embargo analicemos el panorama. Es evidente que no lo conozco en su totalidad ya que no estuve ahí, no sé cómo vive esa familia ni la presión que implica criar niños pequeños, así mismo no sé mucho de gorilas y ni idea de cómo se dirige un zoológico, sin embargo lo que logro captar de los hechos es lo siguiente:

     -         La señora fue al zoológico con 4 niños pequeños y un bebé
     -         Al menos uno de los niños es inquieto
     -         Dado que no lo leí en ningún lado supongo que la señora o iba sola o su acompañante de desentendió de los pequeños

Ni tengo hijos ni soy educadora, sin embargo he llegado a cuidar a mis sobrinos y primos menores y así como algunos niños son sumamente tranquilos y se quedan quietos o entretenidos con algo un buen rato  hay otros niños que aunque los amarres no se quedan quietos 5 minutos (es un ejemplo, no lo he hecho), igual sé que basta un segundo de descuido para que un accidente ocurra. En este caso según una persona que se encontraba en el lugar la madre estaba atendiendo a otro de los niños que iban con ella cuando el pequeño cayó al foso, ¿cómo es posible que un niño de 4 años pase barreras y atraviese arbustos antes de caer en el foso de un gorila y nadie pueda evitarlo? Digo, es un niño pequeño, debió tomarle cierto tiempo hacer todo ello.
Así mismo un experto en gorilas dijo que Harambe no parecía querer atacarlo, al contrario, parecía que quería protegerlo, sin embargo los gritos de las personas confundieron al gorila que terminó arrastrando al niño por el hábitat, así mismo dijo que los dardos tranquilizantes tardan en hacer efecto y que enfurecen a los animales, o sea, ¿a quién no le molestaría que sin decir nada le claven una aguja en el cuerpo?
A mi parecer y de acuerdo a lo que comentó el experto en gorilas, lo primero que se tenía que hacer ya que el niño había caído era sacar a la gente de ahí, ya sin ruido y con personas que le resultaran familiares intentar sacar al niño, alejando al gorila lo suficiente como para usar dardos o bajar a rappel y sacar al pequeño. Obviamente antes de que pasara el incidente lo ideal habría sido que la señora no hubiera descuidado al pequeño por atender a otro, pero bueno, quizá ya no lo haga de ahora en adelante.
En otro hecho igualmente lamentable hace un par de semanas mataron a 2 leones en un zoológico de Chile debido a un tipo con depresión que quería suicidarse, para entrar a la jaula de los leones el tipo subió una barrera de 5 metros, quitó parte de la jaula y entró, sé que es muy frío decir “él quería morir y estaba provocando a los leones quienes merecían comerlo y no ser asesinados”, pero por Dios, el tipo subió 5 metros ¿Acaso nadie lo notó? ¿Acaso subió tan rápido que nadie pudo detenerlo? En este caso el zoológico de Chile siguió el protocolo: usar chorros de agua y dardos tranquilizantes sin éxito; si por un lado están intentando alejar a los leones pero por el otro los están provocando va a ser difícil tener éxito en la misión de rescate, además ¿cuántos dardos necesitas para adormecer a un león furioso y en cuánto tiempo hace efecto? En mi imaginación y sin muerte alguna (sí, resulta que es malo preferir que muriera alguien que quería morir a dos seres inocentes) pasó algo así:

   - mira, un tipo escala la barda de los leones
   - hay que bajarlo antes de que haga algo tonto
   - pero ¿qué podemos hacer? Nadie va a subir tan rápido
   - pues dispárale un dardo y baja solito

Ok, ok, no es tan buena idea, la caída podía haberlo matado también pero los leones seguirían vivos.
Como sea, nada de lo que podamos decir va a cambiar lo sucedido, tampoco asegura que no vuelva a pasar, sin embargo puede ayudar a implementar medidas de seguridad más estrictas, de ninguna manera creo que haya forma de que esto ayude a que los padres no lleven más niños de los que pueden cuidar o que una persona con depresión busque ayuda en lugar de la “solución fácil”, tampoco es seguro de que ayude a crear conciencia pero sin duda está causando mucho ruido a nivel mundial y las cosas que hacen ruido pueden ayudar a cambiar las cosas.

Maravillosa semana mis queridos lectores, no esperaba que la entrada se extendiera tanto así que muchas gracias por leerla.