martes, 20 de octubre de 2015

Ritmo


Hola mis queridos lectores, espero que hayan estado muy ocupados como para ignorar la falta de entrada, aunque con esta ya van cuatro entradas con más o menos 2 semanas de diferencia entre ellas, lo cual es un avance significativo respecto a la frecuencia del año pasado.
 
Bien, lo que quería comentarles en esta ocasión está relacionado con salir de la zona de confort que lescomenté hace tiempo, esto de regresar a la escuela no ha sido fácil, bueno, en parte sí, la parte que tiene que ver con dejar de ser Godínez para regresar a estudiar, lo más difícil ha sido retomar el ritmo, no sé si sea la edad (cof cof) o el tiempo fuera de la escuela pero eso de volver a entregar tarea de 2 materias y estudiar para 2 exámenes no me fue fácil, o sea, ¡son cuatro materias! No las 7-8 que tenía en la escuela hace 5 años (en mish tiemposh hijitosh cof cof)

Pues bien, quiero creer que por el tiempo transcurrido sentí que moría por estudiar para esos 2 exámenes y entregar un proyecto y una tarea-derecho-a-examen siendo que hace tiempo era algo “normal y sin trascendencia”, o al menos creo que así me lo parecía por ser algo que pasaba seguido, así como el dormir 2 horas toda la semana, como que ya no estoy para eso xD.

Por otra parte, es cierto que en mi grupo no soy la única que perdió el ritmo, pero caray, hay personas que parece que nunca en su vida trabajaron en equipo. Según lo que recuerdo de trabajos en equipo en la escuela (que muchas veces era más camaradería) se utilizaban los términos “hicimos”, “probamos”, “creemos”, algo que al menos yo tuve que cambiar en el ámbito laboral, ya no era “nosotros” sino “yo”, aunque se trabaje en equipo cada uno responde por su trabajo, así mismo casi siempre se está en un ambiente lleno de estrés y quien no lo soporte pues ni modo, hay alguien que sí. Bueno, aclaro esto debido a que hay un chico que egresó hace más de 5años y ni trabaja bajo presión ni en equipo, he conocido personas que o trabajan bien bajo presión, o trabajan bien en equipo o ambas pero ¿ninguna? No sabía que existían y ciertamente dificultó demasiado las entregas que menciono, sí, también olvidé que la elección del compañero de equipo puede ser más importante que la elección de esposo y aunque no pretendo que el tipo cambie su mentalidad sí espero que no me ocasione problemas en las entregas que están pendientes.

Bueno queridos lectores, perdón por tomarlos como terapeutas, sólo quiero agregar que hay un sinfín de cosas que no son fáciles en esta vida, aunque digamos “ya pasé por algo parecido, no puede ser tan difícil” no hay que confiarse, una readaptación siempre tiene sus dificultades, aunque parezca que no las hay, nada que un poco de esfuerzo, otro poco de determinación y dedicación (o en algunos casos mucho) no solucionen. Linda semana mis queridos lectores.

lunes, 5 de octubre de 2015

Un mundo mejor

Hace tiempo leí que hay muchas formas de hacer un mundo mejor y ciertamente no es tan complicado, no se trata de encontrar la cura para las enfermedades, ni se trata de encontrar la paz mundial o acabar con la hambruna, se trata de apoyar la causa que más nos agrade, no tirar basura en la calle puede parecer algo pequeño pero muy significativo ya que ayuda a que no se tapen las coladeras, donar la ropa que ya no te queda o gusta puede parecerte algo de mal gusto pero hay personas que lo van a agradecer, al rescatar a un perrito o gatito de la calle de verdad que haces su mundo un lugar mejor, tampoco se trata de quedarte sin un peso en la bolsa, o de gritar por el mundo lo que haces pero tampoco se trata de no hacer nada.
 
Enfocándonos a personas desafortunadamente hay veces en las que no tenemos la certeza de que la persona a la que estamos tratando de ayudar realmente necesite esa ayuda, por ejemplo, de los cientos o miles de personas que piden dinero en la calle ¿Cuántos de ellos realmente lo necesitan? ¿Cuántos de ellos están ahí sólo por la flojera de no trabajar? ¿Cuántos están realmente por necesidad y no por vicio? pues bien, yo personalmente no les doy dinero, creo que una persona que lo hace por necesidad sí ocupará ese dinero para comida o abrigo, pero alguien que, aunque lo necesite, está en esa situación por vicios o flojera no, así que lo que yo hago es regalar comida, no se necesita mucho, en varias ocasiones he estado en el transporte camino a casa con un yogurt en la mochila, con una sopa que no toque, o con fruta que "llevé a pasear" y eso es lo que les doy, estoy de acuerdo en que es algo pequeño, algo simbólico quizá, insuficiente, sí, pero es algo y es mejor que no hacer nada o que contribuir a vicios.
 
Muchas veces, sólo por desconocimiento no hacemos las cosas, por ejemplo, hace unas semanas vi por primera vez que hay una casa hogar cerca de donde estudié, ciertamente está en sentido contrario a lo que era mi ruta diaria, pero en alguna ocasión que ordené mi closet volví a amontonar todo dentro sólo porque no sabía a dónde podía llevar la ropa que estaba en buen estado o bien se la llevaba a una señora que tenía conocidos que pudieran necesitarla. También es cierto que muchas veces es difícil encontrar a alguien que acepte la ayuda, por ejemplo, en alguna ocasión al salir del trabajo cargando mi envase de sopa que no comí me encontré con un señor predicaba la palabra del Dios y que pedía dinero, siguiendo con mi condicionante le ofrecí la sopa, a lo cual y de una forma muy grosera respondió que no acepta comida ya que cuando lo llegó a hacer le daban comida echada a perder, estoy de acuerdo que hay personas que regalan lo que van a tirar del refri, pero también hay formas de decir las cosas y ciertamente la actitud de ese señor no fue la mejor respuesta para alguien que cita pasajes de la biblia para que la gente se apiade de él.
 
Sé que es difícil el tratar de ayudar, también es posible encontrar a quien no quiera ser ayudado, pero no es imposible, basta una pequeña acción para que poco a poco nuestro mundo sea un lugar mejor.