domingo, 8 de septiembre de 2013

Godínez



No hay momento más raro en la vida que convertirte en ese ser el que tanto te burlas y algunos incluso detestan: un Godínez.

Ok, exagero, hay muchos momentos muuuuy raros y parece que tengo demasiados de ellos y de la mayoría si no me dicen que es un acontecimiento raro ni cuenta me doy de tan comunes que se llegan a volver (uy, eso me da una idea para otra entrada).

El punto es que no hay mayor placer que ser un Godínez que goce de libertad, es algo difícil de lograr pero no imposible, mi exnovio trabaja de ese modo (dato raro número 23243: 2 de mis ex trabajaban juntos como “Godínez libre”) y su empleo era más o menos así: se tiene una lista de pendientes y/o tareas por cumplir y cierto tiempo para hacerlo, si tenían tiempo libre podían revisar facebook, twitter, youtube, ver un tutorial de cómo tejer una bufanda y ¡tejerla! Sin alguna llamada de atención, igual se podía ir a desayunar tranquilamente, comer con calmita y salir a su hora, algo que hace mucho tiempo ignoro lo que significa (ok, de nuevo exagero, soy de los que usualmente se van más temprano) el punto es que estos Godínez no tienen que “pedir permiso” para salir “temprano” (o a su hora en las peores circunstancias), de igual forma pueden ir a trabajar con traje y corbata que ir de tenis y jeans, no hay problema y sí, para quien empiece a sospecharlo me refiero a un trabajo en “el gobierno”, entre comillas porque no tiene una conexión muy directa con el gobierno pero sí con una escuela pública, da igual, el resultado es muy parecido a fin de cuentas: son Godínez libres, pensaba decir felices pero muchos Godínez del gobierno lucen bien frustrados, incluso más que los Godínez de otras empresas que se encuentran más restringidos en muchas cosas, quizá se deba a que alguien no los dejó tomar a gusto el café, quizá sea que los Godínez de otras empresas están tan acostumbrados a la “esclavitud” que no les importa, no lo sé, yo sigo en el proceso de adaptación y asimilación a ser Godínez, no es algo que me enorgullezca pero me gusta mi trabajo pese a muchas cosas (a ser Godínez por ejemplo) y quizá no haga algo relacionado a mi carrera (yo no le encuentro mucho parecido, pero bueno) pero por ahora estoy bien con eso.

Bonita semana queridos lectores, recuerden, no odien los lunes, es sólo un día, si es bueno o malo depende de cada uno y de la perspectiva, no se vuelvan Godínez amarguetas que llenan el ambiente con sus malas vibras, amor y paz y linda semana. =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario